Le ofrecemos entrenamiento tanto a nivel organizativo como ejecutivo. Seremos su instructor para que lidere ese cambio que pasará a formar parte de la manera de pensar y de hacer negocios de su organización.

the americasNuestro equipo internacional no resolverá sus problemas comerciales. Eso sólo usted puede hacerlo. En su lugar, le ofrecemos un robusto y práctico proceso que se convertirá en la clave de su éxito a medida que todas las partes implicadas en su empresa, tanto internas como externas, lo asimilen y lo hagan propio.

No le diremos cómo tiene que jugar el juego. Nosotros le formaremos para ganarlo modelando sus métodos a fin de garantizarle flexibilidad ante cualquier situación de cambio que usted y su organización tengan que afrontar.
Como el cambio no se produce en el vacío, le guiaremos a través de una serie de estrategias de transformación personalizadas que además le servirán como ensayo para cuando tenga que volver a enfrentarse a un cambio imprevisto.

Creemos firmemente en la optimización de los puntos fuertes de cada organización porque el cambio se hace posible cuando se aprovechan esos activos para construir el talento que hace falta para poder reaccionar ante un cambio caótico. Después, le ayudamos a aprovechar su experiencia para entender el cómo y el quién de un cambio centrado en las personas.

Piense que de la aceptación del cambio por parte de su gente depende que su iniciativa se cumpla o se dificulte. Creemos que el cambio innovador ocurre cuando la gente está involucrada con un entorno que entiende y valora.

Esa es la razón por la que nuestros ejecutivos son bilingües y multiculturales y por lo que Rosa M. Mollo, nuestra Consultora Jefe de Cambio escribe la edición española de nuestro muy valorado libro, Líderes para el Cambio que Importa.

Cómo mantenemos la vigencia, innovación y pasión por lo que hacemos.

Creemos y utilizamos un modelo de diálogo auténtico que nos mentaliza y mantiene en un estado de aprendizaje constante.
Businessman making the time out symbol in front of his face

De ahí que las discusiones en nuestro blog sean reflejo del compromiso que compartimos.

A continuación presentamos el diálogo entre dos miembros de nuestro equipo directivo acerca de cómo definimos el cambio que importa.



EUGENE REYES
El cambio, además de ser un fenómeno constante se manifiesta de distintas formas -en la vida personal, en la familia, en el trabajo, y en la sociedad, donde aumenta en magnitud y complejidad. La mayoría de los cambios se aceptan con naturalidad.

Después está ese otro tipo de cambio que ocurre y sobre el que usted sabe debe asumir el control y dirigirlo. El cambio no se puede dejar en manos del azar; mucho menos permitir que circunstancias aleatorias lo controlen. Estos son los tipos de cambio que importan. Y le importan especialmente a usted porque un resultado imprevisto y desorganizado ni es bueno ni le conviene. En dicho caso usted necesita ponerse al frente y dirigirlo.

Por ejemplo, piense en un GPS (Sistema de Posicionamiento Global). Aunque este dispositivo sea una muestra del arte tecnológico sólo puede darle direcciones y marcar las condiciones de la carretera. Sin embargo, usted todavía conserva la potestad de controlar el vehículo. Puede elegir entre seguir las direcciones del GPS o marcar su propio camino, a lo que el dispositivo responderá diciendo: “recalculando”. En mi opinión esta acción es un ejemplo del cambio que importa. Digo esto porque, a lo mejor, hay cambios que tienen relevancia y otros que no la tienen en absoluto.

RESPUESTA DE NANCY HARKRIDER
Eugene, el ejemplo sobre decidir entre utilizar el GPS o marcar el camino propio es una buena analogía del cambio que importa. Si nos limitamos a seguir la fórmula básica para dirigir el cambio, el GPS nos avisará cuando “lleguemos a nuestro destino”; sin embargo, y esto lo garantizo, no será el destino que nos provea el cambio que realmente importa.

Como le ocurre al conductor, nuestros cerebros también están constantemente “recalculando” y recibiendo información en tiempo real; la razón por la que probablemente muchos de nosotros le hablamos a nuestro GPS. ¡Levante la mano si esto le ha ocurrido!

Por eso, si tomamos ese desafiante viaje por carretera en partes, y si con nosotros viajan pasajeros que serán actores clave que prioricen el cambio que importa, llegaremos a nuestro destino óptimo con un equipo listo para iniciar al proceso de cambio.